Técnicas antiedad: botox y ácido hialurónico

Tuesday, 22 Nov 2016

En la actualidad, los tratamientos de belleza están a la orden del día y son muchos, tanto hombres como mujeres, los que acuden a centros de estética para intentar eliminar las marcas que el paso del tiempo deja en su cuerpo. Entre la gran variedad de maneras existentes para combatir estos signos del envejecimiento, las técnicas más empleadas  y conocidas son el ácido hialurónico y el botox, también conocido como toxina botulínica. El doctor Xavier Santos Heredero, jefe del servicio de cirugía plástica en HM Hospital, nos habla de las diferencias y características de estas dos técnicas:

El botox es el tratamiento indicado para corregir las arrugas que son causadas por la expresión natural de la cara: entrecejo, parte superior del labio, las zonas laterales que se encuentran alrededor de los ojos, etc. El botox lo que hace es paralizar ciertos músculos, aquellos que se encargan de la expresión facial y, al paralizarlos, las arrugas provocadas por esa contracción  se suavizan o desaparecen.

Por el contrario, el ácido hialurónico tiene unas funciones diferentes, ya que de lo que se encarga es de rellenar las arrugas y los surcos más profundos, las cuales, normalmente, no están causadas por la contracción de los músculos. Entre estas zonas, lo más habitual son los surcos que se producen alrededor de la nariz y de la boca, los denominados como surcos nasogenianos. Lo que se hace con el ácido hialurónico es rellenar dichos surcos para suavizar la profundidad de las arrugas.

Ambas técnicas tienen ventajas e inconvenientes. La ventaja que ambos poseen es que son productos naturales y la principal desventaja, aunque dependiendo de cómo se mire también puede ser algo positivo, es que la duración es temporal, al cabo de un tiempo el botox deja de hacer efecto, mientras que el ácido hialurónico se absorbe, por lo que hay que volver a administrar otra dosis.  De esta manera, si la persona que ha sido sometida al tratamiento no está satisfecha con el resultado obtenido, con dejar pasar el tiempo será suficiente para que desaparezca el efecto y volvamos a tener el mismo rostro que teníamos antes de realizarnos el tratamiento.  Si, por el contrario, estamos contentos con el resultado, podremos volver a someternos de nuevo al tratamiento una vez que se hayan pasado los efectos del primer proceso.

Algo muy importante a tener en cuenta es que estos procesos deben ser hechos por profesionales porque, aunque sean productos naturales, se trabajan en zonas muy concretas de nuestro cuerpo: la cara, y pueden tener resultados no deseados si la persona que realiza el proceso no sabe con certeza lo que hace.

 

Compartir en:

 Facebook  Twitter 
Publicado en Belleza facial y cosmética por

Globalpharma  

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación; si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X