¿Cómo elegir un cepillo de dientes?

Wednesday, 29 Jun 2016

A la hora de hablar de salud bucal, algo en lo que inciden siempre los dentistas es en la necesidad de realizar un correcto cepillado de los dientes después de cada comida. Sin embargo, sólo esto no es suficiente para limpiar la boca en su totalidad, sino que es conveniente compaginar el cepillado con otro tipo de tratamientos y técnicas.  Tal y como nos comenta la odontóloga Carmen García López, a la hora de seleccionar el cepillo de dientes podemos distinguir una gran variedad de productos, aunque, de forma general, podemos dividirlos en dos tipos: cepillos manuales y cepillos eléctricos.

 

 

Cuando compramos un cepillo manual, o clásico, podemos distinguir entre varios tipos de cerdas: de dureza suave, media y duras. Sin embargo,  debemos escogerlo con las cerdas de dureza media, ya que las suaves se doblan y no van a realizar el mismo efecto en nuestros dientes, mientras que las cerdas duras nos van a producir daños en las encías.  Una vez que tenemos seleccionado el cepillo,  es importante conocer el tipo de movimientos que debemos hacer con él. Para una correcta técnica de cepillado, tenemos que realizar el movimiento del cepillo desde la encía hasta el diente, porque lo que intentamos es no dañar a las encías  y limpiar la dentadura perfectamente. A la hora de limpiar los dientes, debemos lavar tanto la superficie de fuera, como la superficie con la que masticamos, además la superficie interna,  que es la que se encuentra cerca de la lengua y el paladar. En este aspecto, también debemos limpiar la superficie del dorso de la lengua, ya que es ahí donde se acumulan más bacterias, las cuales son responsables, en general, del mal aliento.

 

Si lo que preferimos es un cepillo eléctrico, la técnica de cepillado es completamente diferente, ya que no somos nosotros los que tenemos que mover el cepillo, sino, simplemente, colocarlo en todas y cada una de las superficies de los dientes para que éste, por sí mismo, haga el efecto de barrido. El cepillo eléctrico, a diferencia del manual, lo que hace es vibrar, no rotar, por lo tanto, aunque lo pongamos cerca de la encía, en la unión entre ésta y el diente,  no va a hacernos daño, sino que, sencillamente, por vibración va a absorber la placa dental.

 

Debemos tener en cuenta que solamente el cepillado no es suficiente para tener la boca correctamente cuidada, sino que existen una serie de productos complementarios cuyo uso también es necesario: colutorios, seda dental, etc.  Además de esto, a partir de cierta edad, la encía va disminuyendo y nos van quedando unos espacios interproximales entre los dientes, los cuales deben ser limpiados con unos cepillos alargados y finos,  que  también se llaman cepillos interproximales. Estos cepillos van a arrastrar y barrer todos los restos que puedan quedar en las zonas donde el cepillo y la seda no pueden acceder.

 

Es muy necesario llevar un cuidado correcto a la hora de limpiar nuestra boca, y cepillarnos los dientes. Como hemos visto, hay una gran cantidad de productos que nos permiten el cuidado bucal, además de que no cuesta anda sacar cinco minutos tras cada comida para realizar nuestra limpieza.

 

Compartir en:

 Facebook  Twitter 
Publicado en Cuidado personal Videoconsejos - Cuestión de Salud por

Globalpharma  

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación; si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X