Consejos para protegerse del sol

Thursday, 26 May 2016

Consejos para protegerse del sol

Algo que estamos acostumbrados a escuchar es que debemos protegernos del sol y es que, a pesar de que éste sea necesario en nuestra vida porque ayuda en la formación de la vitamina D, lo cierto es que la exposición prolongada a sus rayos puede desencadenar en graves problemas para nuestro cuerpo, principalmente en la piel y los ojos.  A la hora de prevenir estos efectos nocivos tenemos los protectores solares, desarrollados a base de filtros solares, con capacidad para absorber, o reflejar, la radiación solar.

 

¿Cómo nos protegemos del sol?

 

La piel tiene mecanismos de defensa propios que nos defienden del sol, siendo el más conocido el proceso de formación de la melanina, pigmento que origina el bronceado.

Sin embargo, la radiación que de forma habitual nos llega supera la capacidad de defensa propia de la piel, de manera que necesitamos la protección adicional que nos proporcionan los fotoprotectores, cosméticos formulados con filtros solares, los cuales deben cumplir una serie de requisitos:

 

  •         Ser seguros: que no sea tóxico.
  •         Eficaces: ser activo en la zona de radiación que es dañina para la salud.
  •         Versátiles: que no manchen y sean cosméticamente agradable. Además, es deseable, y en niños imprescindible, que sean resistentes al agua.

 

El grado de protección que ofrecen los fotoprotectores es el FPS (factor de protección solar), y consiste en un dato numérico que nos indica el número de veces que éste aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema previo a la quemadura.

Es importante destacar que no existe una evidencia científica suficiente que nos permita asegurar que los protectores solares previenen y evitan  los daños del sol, por lo que su fin no será nunca alargar el tiempo de exposición, sino reducir los riesgos y permitir un bronceado seguro. Podemos distinguir varios tipos de protecciones:

 

  • Protección baja: por debajo de quince.
  • Protección media: entre quince y veinticinco.
  • Protección alta: entre veinticinco y cincuenta.
  • Protección muy alta: más de cincuenta.

  

Productos para después del sol

 

Las quemaduras son los efectos más evidentes de una sobreexposición, pero, a la larga, el abuso del sol puede desencadenar en manchas en la piel, arrugas, cataratas y, a largo plazo, cáncer cutáneo. El enrojeciemiento de la piel suele hacerse patente alrededor de 24 horas después de tomar el sol. Si la herida no es suficientemente grave para ser tratada por un médico, tenemos productos que palian la quemadura como, por ejemplo, el gel de aloe y el aceite de rosa mosqueta.

 

  •         Gel de aloe

El gel de aloe posee acción cicatrizante, antiinflamatoria, emoliente, hidratante y humectante. Estas propiedades se deben a que aumenta la producción de fibroblastos que participan en la estructura de la piel.

 

  •         Aceite de rosa mosqueta

El aceite se extrae de las semillas y éste aparece cuando la flor se seca. La semilla se limpia para eliminar impurezas y, a continuación, se lleva a una prensa. Durante el proceso se ha de vigilar la temperatura para que no exceda los  45º C y, de esta manera, asegurar que los ácidos grasos no se desestabilizan.

 

El aceite de rosa mosqueta ha demostrado en cosmética su eficacia en procesos de regeneración, hidratación y nutrición. En cuanto a su acción después del sol, es muy adecuado para prevenir el fotoenvejecimiento. Es importante tener en cuenta que el aceite de rosa mosqueta se adultera con facilidad, por tanto confiemos en la calidad contrastada que nos aportan los productos del canal farmacia.

 

Consejos prácticos y advertencias

 

Si seguimos una serie de advertencias evitaremos futuros problemas derivados de la exposición solar:

 

  •         Reducir al mínimo la exposición al sol entre las 12,00 y las 16,00 horas.

 

  •          Las personas que trabajan al aire libre, personas de piel clara o que han padecido cáncer, embarazadas, etc., deben aplicarse diariamente protección solar muy alta, incluyendo los días nublados.

 

  •         La mejor protección es la física, usar ropa que nos proteja, sin olvidar las gafas de sol y beberemos abundante líquido para evitar la deshidratación.

 

  •         Utilizar un protector adecuado para cada zona del cuerpo, fototipo, edad y circunstancias en las que nos exponemos al sol. Lo aplicaremos treinta minutos antes de cada exposición y cada dos horas, o después de nadar o sudar, aunque el producto sea resistente al agua.

 

  •         No sólo no usaremos nunca un protector abierto desde el año anterior o caducado, sino que extremaremos las precauciones en las zonas más sensibles: cara, labios, cuello, escote, orejas, empeine y calva.

 

  •         Estar en la sombra no garantiza estar protegido. Superficies como la arena, la nieve o el agua reflejan los rayos solares y llegan a la piel.

 

  •         Fotosensibilidad: ciertos perfumes y colonias alcohólicas, al igual que ciertos medicamentos, aumentan la sensibilidad de la piel en la exposición al sol.

 

  •         Evitar el uso de cabinas solares, ya que pueden causar quemaduras, envejecimiento

       prematuro de la piel y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo.

 

  •         El riesgo de aparición de cáncer y cataratas en el adulto es directamente proporcional al número e intensidad de las exposiciones al sol durante los primeros años de vida, por lo que los niños no deben estar expuestos al sol.

 

  •         La exposición intensa al sol, mucho tiempo durante pocos días, no lleva a un bronceado seguro. La melanina se forma en la capa basal de la piel y tarda de dos a tres días en llegar a la superficie y colorearla, luego sólo conseguiremos una piel enrojecida o quemada. 

Compartir en:

 Facebook  Twitter 
Publicado en Cuidado personal por

Globalpharma  

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación; si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X