El pecho durante el embarazo, ¿Cómo tratarlo?

Wednesday, 27 Sep 2017

El ser madre es una experiencia muy gratificante, pero que supone muchos cambios para el cuerpo de las mujeres, por lo que es necesario darles la importancia que requieren tratando de cuidarnos lo máximo posible. La profesional farmacéutica María Arenas Ruíz- Tapiador nos da los consejos necesarios para prevenir las posibles consecuencias durante los embarazos.



Hoy en día hay una gran cantidad de tratamientos estéticos y productos de belleza para cuidar el cuerpo, tanto el femenino como el masculino. Sin embargo, hay momentos clave en la vida de las personas en los que el cuerpo necesita un tratamiento especial,  como puede ser el caso del embarazo en las mujeres. Los cambios a los que se ve sometido el cuerpo femenino durante esos nueve meses que dura el período de gestación van a tener una serie de consecuencias que se pueden reducir siempre y cuando tengamos un cuidado especial.

 

Una de las principales consecuencias del embarazo, y la que más nos suele preocupar, es la aparición de estrías, por lo que los principales cuidados estarán orientados a intentar evitarlas. Las estrías suelen aparecer por el cambio de volumen que afecta al pecho, el cual se prepara para la época de la lactancia. En lo referido a esto, es necesario emplear un sostén que sujete correctamente el pecho y debemos encargarnos de hidratarlo diariamente con  productos correspondientes como cremas o aceites. La hidratación del pecho no se debe reducir solamente a los nueve meses que dura el tiempo de gestación, sino que, una vez dado a luz, es necesario seguir prestando atención a su cuidado.

 

Hay que destacar que después del parto hay que tener un trato especial con los pezones porque, debido a la succión del bebé, éstos se van a resentir y agrietar. La aparición de las grietas va a ser mayor cuanto más claras sean las aureolas de las mujeres, frente a los pezones de tonalidad más oscura, y va a depender, principalmente, de que la técnica de amamantamiento del bebé sea la correcta: el bebé debe estar mirando de cara al pecho materno, teniendo todo su cuerpo orientado al de la madre.  En este aspecto es muy importante puntualizar que el pezón hay que tratarlo una vez que hayamos dado a luz, ya que, de lo contrario, durante el embarazo podríamos estimular una hormona llamada oxitocina induciendo al parto.  Normalmente, tras haber dado de mamar al bebé, muchas mujeres se limpian la leche restante, o el calostro de los primeros días, algo que es recomendable evitar, ya que tienen propiedades cicatrizantes que nos van a ayudar a la hora de mantener el pezón en buen estado durante la época de lactancia.

 

Compartir en:

 Facebook  Twitter 

Etiquetas:

Publicado en Embarazo Videoconsejos - Cuestión de Salud por

Globalpharma

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación; si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X