Tipos de manchas en la piel

Saturday, 16 Jan 2016

En la actualidad es muy habitual que, en un tanto por ciento muy elevado de la población, la piel sufra algún tipo de alteración generando en ésta manchas. Las diferentes manchas que vamos a encontrar en ella se van a producir por la diferente distribución de un pigmento que se llama melanina, que es la encargada de la coloración de la piel, ojos y pelo;  así como por la diferente cantidad de las células que producen la melanina, las cuales se denominan melanocitos.

Natalia Jiménez, dermatóloga, nos habla de que si se presenta un caso de aparición de manchas en la superficie cutánea, es fundamental que vayamos a ser analizados por un dermatólogo, el cual, mediante una serie de técnicas complementarias como puede ser la dermatoscopia, establezca un diagnostico preciso dadas la cantidad de posibilidades existentes en torno a la aparición de los diferentes tipos de manchas en la piel.

 

 

Entre las razones más frecuentes que encontramos en el desarrollo de la aparición de manchas, tenemos lo que se conoce como manchas lentigos solares, los nevus, o popularmente conocidos como lunares, a los pacientes que sufren alguna tipología de mancha, la cual se denomina melasma y, por último, tenemos el vitíligo, que se produce cuando las manchas las vemos claras, con un menor color.

 

1) Manchas lentigos solares: son zonas con una mayor cantidad de melanina, más pigmentadas, de un color marrón clarito,  aunque no suelen ser muy oscuras,  y que tienden a situarse en zonas en las que, habitualmente, hemos recibido una exposición solar intensa: cara, dorso de manos o el escote.

 

2) Lunares o nevus: en este caso lo que ocurre es que se produce un aumento en el número de melanocitos, que son las células que producen la melanina.  Éstos pueden ser de tipos muy diferentes y, algo que es esencial, es que estos lunares deben ser valorados y revisados de manera periódica por un dermatólogo. En el caso de observar que alguno de ellos es irregular o asimétrico, será necesario realizar algún tipo de estudio complementario para asegurarnos de que ninguno es maligno.

 

3) Melasma: es una patología muy común, sobre todo entre las mujeres a partir de treinta años, y que va a tener como consecuencia manchas de color marrón que suelen localizarse en la cara: mejillas, frente y labio superior.  El melasma constituye un reto muy importante terapéutico para los dermatólogos porque, en ocasiones, es  muy difícil conseguir mejorías en los tratamientos debido a que en su aparición intervienen tanto factores hormonales, como una exposición solar que hace que nos empeore la clínica, dificultando, de esta manera, su tratamiento.

 

4) Vitíligo: es una enfermedad de la piel que se considera autoinmune, es decir, nuestras defensas atacan algo que es propio y la destruyen, en este caso la melanina de la piel. Esto provoca la aparición de manchas en la superficie cutánea de un color blanquecino y que, habitualmente, las vamos a encontrar en zonas de la cara: alrededor de los ojos o la boca, y, también, en las manos. Aunque el vitíligo se considera como una enfermedad de la piel, es importante descartar algún tipo de patología asociada, como pueden ser los problemas de tiroides, por lo que, en este caso, el dermatólogo requerirá algún tipo de analítica complementaria.

 

Debemos tener presente el hecho de que, en el caso de que surjan manchas cutáneas, debemos acudir a un especialista para que las examine, no vaya a ser que surjan problemas graves que deban ser tratados.

Compartir en:

 Facebook  Twitter 

Etiquetas:

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación; si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X