Tras los excesos, nuevos hábitos saludables

Wednesday, 22 Jun 2016

Tras los excesos, nuevos hábitos saludables

Después de unas semanas de comidas y bebidas a todas horas, llega el momento de volver a la normalidad, y recuperarse de todos estos excesos.

En primer lugar y muy importante, no hay que desesperar y recurrir a dietas que nos prometan perder cinco kilos en una semana. El motivo es, que en la mayoría de los casos estas dietas son desequilibradas, monótonas, y muy hipocalóricas. El resultado final, es que probablemente se produzca una pérdida de peso, pero esta pérdida se deberá a la eliminación de agua y masa magra (músculo), que son justo los dos componentes del cuerpo que se deben mantener, y sin embargo no a la reducción de grasa.

Como consecuencia, al volver a la alimentación normal, los kilos perdidos se recuperan con gran rapidez y facilidad. Además de ser perjudiciales para la salud, la realización de este tipo de dietas de forma recurrente, hace que cada vez sea más complicado perder peso, ya que, el metabolismo se “acostumbra” a este aporte tan bajo de energía, gastando cada vez menos calorías.


¿Qué se debe hacer?


Si tu alimentación no era muy saludable al comienzo de las fiestas, o consideras que existen determinados puntos que debes mejorar, es el momento de ponerse a ello. Podría ser recomendable ponerse en manos de un profesional que valore el estado nutricional, así como un tratamiento y seguimiento personalizado.

Si por el contrario, tu alimentación es equilibrada, variada y moderada, deberás volver a tus hábitos, restringiendo durante un período de tiempo esos “caprichos” que sólo deben estar presentes en nuestra alimentación de forma esporádica, es decir, dulces, embutidos, carnes grasas, snakcs, refrescos, zumos y bebidas alcohólicas.

Sea cual sea tu caso, es de gran importancia la práctica de ejercicio físico. Es un hábito que debe estar presente siempre en nuestra vida, adaptándolo a las circunstancias personales de cada uno. Ayudará a mantener el peso, puesto que proporciona un gasto calórico adicional, pero además, ayudará a quemar más calorías en reposo, liberar estrés, controlar el apetito, y segregar sustancias que aumentan la sensación de bienestar.



En cuanto a la alimentación, las siguientes pautas ayudarán la vuelta a la normalidad:

–Realizar de tres a cinco comidas al día. No debe pasar mucho tiempo entre comida y comida, un máximo de 5-6 horas. En caso de realizar cinco comidas, en la media mañana y la merienda, incluir alimentos saludables como fruta, yogures desnatados, puñado de frutos secos (tostados o crudos, nunca fritos)

 

–Emplear técnicas de cocinado que no requieran mucha cantidad de grasa. El aceite de oliva es muy saludable, pero cada cucharada sopera aporta aproximadamente 100 kilocalorías. Por este motivo, es recomendable cocinar a la plancha, vapor, horno… y reducir la frecuencia de uso de frituras, y rehogados.

-Consumir mínimo dos raciones de verdura y tres de fruta al día. 

-Las legumbres son fuente de proteínas vegetales y su contenido en grasa es muy bajo, además contienen una gran cantidad de minerales. Consúmelas dos veces por semana, (cocinadas con poca grasa)

En cuanto a las fuentes de proteína animal:

-Elegir aquellas carnes que aporten poca grasa. Son buenas opciones el conejo, pavo, pollo, y partes magras de ternera y cerdo.

 

–Los pescados blancos son buena fuente de proteínas, a la vez que bajos en grasa. Por el contrario los pescados azules (sardinas, salmón, atún, caballa, arenques), contienen mayor cantidad de grasa, en concreto, ácidos grasos omega 3, pero estas, son saludables para el organismo. Si deseas perder peso, consúmelos un máximo de una o dos veces en semana, si no puede aumentar la frecuencia de consumo de los mismos.

 

–Incluir la leche y productos lácteos, en sus variedades semidesnatada o desnatada.

 

–El huevo es una buena fuente de proteínas. Consúmelo cocido, a la plancha, en tortilla, o pasado por agua.

 

–Cocina las pastas y arroces con verduras, y/o carnes magras, pescados o mariscos. Trata de incluir las variedades integrales, ya que su poder saciante es superior, además de tener un índice glucémico menor. Sí después de la cena no vas a realizar ninguna actividad que implique un gran gasto calórico, consume este tipo de platos en la comida del medio día.



Por último, recordad que no hay que desesperar, poco a poco el cuerpo vuelve a la normalidad sin necesidad de realizar grandes esfuerzos, y todos los cambios saludables que se introduzcan en la alimentación deben ser mantenidos a lo largo de la vida para ganar salud, no de forma transitoria para perder peso, ya que en este caso, con el paso de tiempo volverá a la situación inicial.

Compartir en:

 Facebook  Twitter 

Etiquetas:

Publicado en Nutrición y Dietética por

Globalpharma

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación; si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X