Utiliza tónico, reequilibra y aporta muchísimos beneficios a tu piel

Wednesday, 25 May 2016

Utiliza tónico, reequilibra y aporta muchísimos beneficios a tu piel

Cada día nuestra piel, especialmente la piel del rostro, se ve sometida a agresiones de todo tipo: estrés, contaminación, humo del tabaco, calefacciones que resecan la piel, etc. La contaminación es, probablemente, el factor más agresivo para la piel, ya que las partículas depositadas, junto con células muertas procedentes de la renovación celular, restos de maquillaje  y las secreciones corporales como sudor y grasa, provocan el taponamiento de los poros y el desarrollo del medio idóneo para el crecimiento de microorganismos. La consecuencia más inmediata de esto es una piel sin brillo y apagada.

 

Para muchas mujeres maquillarse es un ritual que no puede faltar cada día, sin embargo, está demostrado que el acto de desmaquillarse es tedioso, pasa de largo y en muchas ocasiones no se realiza, o se realiza de forma inadecuada. Hay un paso en el ritual de la limpieza facial que muchas veces olvidamos y que debemos tener presente; se trata del tónico facial.

 

Los tónicos faciales son soluciones hidroalcohólicas o acuosas, y ligeramente ácidas, que pueden contener ingredientes en su composición como extractos de plantas, vitaminas, aguas destiladas de plantas tales como rosas, caléndulas o aguas termales que mejoran sus cualidades.

 

El uso del tónico facial es imprescindible pues ayuda a terminar de retirar los restos de suciedad y los restos del producto de limpieza anteriormente usado y, además, reequilibra y tonifica la piel, estimula la microcirculación y la prepara para recibir en tratamiento hidratante posterior. En función de los ingredientes, el tónico puede aportar beneficios calmantes, refrescantes, relajantes o regeneradores.

 

Los expertos aconsejan realizar dos limpiezas faciales: una limpieza por la noche para retirar maquillaje, polución y preparar nuestra piel para una hidratación adecuada, y una limpieza al levantarnos, puesto que durante la noche aumenta la secreción sebácea.

 

Para una correcta limpieza facial se ha de conocer nuestro tipo de piel:

 

    • Piel normal. Sin alteraciones, con aspecto uniforme y sin brillos, elástica y suave. ¿Es tu tipo de piel? En este caso, nuestra piel es una piel equilibrada y su limpieza se basaría en una crema o leche limpiadora y un tónico, que podría contener entre un 5 y un 30% de alcohol.

 

    • Piel seca. Presenta menor porcentaje de grasa en la piel y se produce mayor pérdida de agua por evaporación. El aspecto es mate, áspera, sensible. Su limpieza sería mediante una crema leche limpiadora con alto porcentaje en grasa y un tónico sin alcohol para evitar irritar.

 

    • Piel grasa. Al contrario que la piel seca, este tipo de piel tiene un elevado contenido  graso, que produce un exceso de brillo. Los poros están dilatados y la textura general de la piel es gruesa. Los productos de limpieza incluirían un la crema, leche o emulsión con bajo contenido en grasas y con un elevado poder de limpieza. El tónico debe ser ligeramente astringente, pudiendo contener alcohol en su composición.

 

  • Piel mixta. La piel mixta es un tipo de piel intermedia entre la piel normal y la piel grasa. Presenta zonas grasas, principalmente en la zona T y zonas secas en mejillas. En estos casos se ha de buscar productos de limpieza adecuados como, por ejemplo, un tónico refrescante con un ligero porcentaje en alcohol.

 

Una vez que sabemos cómo es nuestro tipo de piel vamos a hacer hincapié en los pasos a seguir para limpiar correctamente nuestra piel:

 

    • Limpiar. Con el producto más adecuado a tu tipo de piel se realiza la limpieza, masajeando hasta llegar a todos los puntos de tu rostro.

 

    • Retirar. Retirar los restos con un algodón, una gasa o agua en función del tipo de producto empleado.

 

    • Secar la piel. Esperar a secar la piel para pasar al siguiente paso.

 

    • Tonificar. Impregnar un disco o bolita de algodón en tónico y aplicar delicadamente sobre el rostro.

 

  • Hidratar . Por último, para un resultado óptimo, hay que aplicar los productos hidratantes adecuados para tu tipo de piel.

 

Y recuerda que con pequeños actos rutinarios se consiguen grandes resultados.

 

Elisa López Ortiz

Farmacéutica (Dirección Técnica Cofares)

 

Compartir en:

 Facebook  Twitter 

Etiquetas:

Publicado en Belleza facial y cosmética por

Globalpharma  

Comentarios

Enviar el comentario

* Campos requeridos

Por favor, espere...

{{var product.name}}
ha sido añadido al carrito


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación; si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
X